Ene 22
1 Punto2 Puntos3 Puntos4 Puntos5 Puntos (Ninguna valoración todavía. Puedes ser el primero !)
Cargando…

Éste pretende ser el primero de una colección de artículos sobre la Democracia Participativa por Internet donde iré explicando el concepto y tendremos ejemplos prácticos sobre aspectos de actualidad.

Uno de los pilares fundamentales de las democracias era (y espero que siga siendo) aquello de:

un hombre, un voto

Aunque ahora, para ser políticamente correctos diríamos «una persona, un voto» y aún así sea muy relativo. Como eso no era posible en sentido literal se hizo necesario crear una serie de instituciones (partidos políticos, sindicatos, etc.) que nos representen por lo que en lugar de Democracias Participativa tenemos Democracias Representativas. Sobre si esa representación la ejercen mejor o peor no voy a hacer comentarios.

Pensando en la representatividad democrática me viene a la memoria un relato de ciencia ficción (no recuerdo si de Asimov, Bradbury u otro, espero vuestra ayuda) en que un ordenador tras toda una serie de cálculos estadísticos seleccionaba a una sola persona que representaba el perfil medio de toda la sociedad y esa persona era la única que votaba en representación de todos. Eso sería la representatividad llevada al extremo.

Pero gracias a Internet, ha llegado el momento en que una Democracia Participativa sí que es posible. Veamos si se cumplen los requisitos necesarios para ello:

  • Que toda la población con derecho a voto pueda tener acceso a Internet. Esto es ya una realidad en muchos países, incluído el nuestro.
  • Que toda la población con derecho a voto pueda estar informada sobre la temática a votar. El acceso generalizado a Internet del punto anterior logarantiza, independientemente de que la información pudiera llegar por otros medios.
  • Que toda la población con derecho a voto pueda votar garantizando su identidad y su anonimato al mismo tiempo. La primera parte, garantizar que el voto es personal, con la progresiva incorporación del nuevo DNI y tecnologías como el reconocimiento de las huellas dactilares, ya es posible. En cuanto a la segunda, algo más delicada, se garantizaría mediante el uso de una tecnología «cerrada» que no permitiera intrusiones, que ya están ofreciendo diversas empresas como Scytl.

Ya en las pasadas elecciones de 2005 hubo hasta 52 municipios que pudieron votar por Internet, y diversas noticias en los diarios. Y en Estonia votaron por Internet en las pasadas elecciones europeas de 2009.

Evidentemente eso dejaría sin «trabajo» a muchos de nuestros «representantes» políticos e institucionales (recordemos que el papel esencial de muchos de ellos es simplemente levantar el dedo en determinadas votaciones) por lo que serían un impedimento muy importante en este proceso, yo hasta diría que el principal impedimento.

En el siguiente artículo describiré cómo se podría implantar este sistema de Democracia Participativa por Internet.

Comentar

preload preload preload